NAUFRAGIO

Schiele_-_Edith_Schiele_in_gestreiftem_Kleid_sitzend_-_1915

Una lata vacía de refresco

inseparable compañera y confidente;

sus manos temblorosas intentando asirse

al sólido cuerpo de una barandilla;

su mirada perdida, sin un referente.

Recuerdos vagos, vagando sin rumbo,

en el mar encrespado de la herida mente;

olor a cigarro y perfume barato;

olor a otras pieles y sudores urgentes.

Se fueron los días, aquéllos de triunfo,

los días de glorias y rostro reluciente.

Se fueron los días de besos fingidos

y ya no volvieron los viejos clientes.

Se le va la vida sobre viejos tacones,

vagando en la calle buscando la suerte

que toque su hombro y le diga vamos;

se le va la vida, huye de la muerte.

Anuncios

18 comentarios en “NAUFRAGIO”

  1. Me trae imágenes de vidas que vi pasar así; “días alegres” decían; pero en sus rostros mire el tiempo pasar y nada era alegría. Nada como tener la gracia de quien camina a tu lado, cuando la virtud de una bella juventud se marcha. Un gusto leerte. 🙂

      1. Ufff, acabo de desayunármelas. ¿Porqué demonios no me avisas antes? Jolin, y ahora qué hago.
        Un besete grande y mi deseo de feliz día.

      2. Pues salir pitando a comprar más porque yo voy y voy y si no hay galletas… lloraré.
        Besetes 🙂

      3. Buenoooo, pos llora. Yo te presto el pañuelo para que te seques las lágrimas.
        ¡¡VOY VOLANDOOOO A POR LAS GALLETAAAASS!!

  2. Una ilusión también esos días pasados, parecía vida pero nunca lo fue… Triste y solitario final. Cuanto tiempo sin verte Jesús, me alegro de tu vuelta. Besos.

    1. Sí, muy triste. Y aún más, supongo, la de esas mujeres que, sabe dios porqué, han dedicado su vida a la prostitución. Debe ser terrible para ellas verse “inservibles”, y perdona la expresión; desengañadas; desdeñadas; apartadas. Uff, terrible.
      Un beso fuerte

  3. Encantado de volverte a ver, Jesús; eso lo primero, con el deseo de tu buena salud y demás.
    Lo siguiente es el recreo literario hallado, hoy y por mí, en este tema triste, que a veces tratamos poéticamente por visiones colaterales observadas, pero con todo el intento de ternura y pena que nos levanta esta situación -humana desgraciada- cuana periclita a un depauperado ocaso: lo supongo plena concentración del desencanto de vida.
    Un buen abrazo, marinero de toda singladura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s