MIS TRES PRIMERAS DECEPCIONES

bebe2

Estos días he estado reflexionando, aunque no sé muy bien lo que eso significa, sobre lo divino y lo humano. ¿Conclusiones?, pocas, pero si he llegado a ver claro cuáles han sido mis tres primeras decepciones en esta vida.
La primera, el empeño de mi madre (q.e.p.d.) para que yo viniera a este mundo. Yo me encontraba feliz en su vientre: comido, calentito, en silencio… en fin, que aquello era maravilloso. Un día, creo que habían transcurrido nueve meses y algún día, no sé porqué me obligaron a salir. Les puedo asegurar que yo no entendía nada; ¿qué había hecho? ¿Porqué aquél empeño en expulsarme de allí, de aquel vientre maravilloso? Intenté por todos los medios hacerme el remolón, hice todo lo que pude para no salir, pero mi gran decepción fue que a los gritos de que empujara, mi madre lo hacía cada vez con más y más fuerza.
Lo que me encontré al asomar mi cabecita fue espeluznante: un individuo bigotudo, con bata blanca, tiraba de mí hacia afuera, hasta que me tuve que rendir, me cogió por mis piececitos y me zurró dos nalgadas, ¡para qué llore!, dijo. Y yo lloré, pero lloré porque me di cuenta lo que la vida me tenía preparado: me van a dar por todos lados, pensé. ¡Menudo comienzo!
La segunda decepción vino luego, cuando ya en mi cunita, las vecinas visitaban a mi madre y, mirándome fijamente y haciéndome carantoñas, me hablaban en un idioma extrañísimo: ¡mira, mira que potito! ¿ta nené? ¡bububububú! ¡qué me lo como too!…
Y yo preguntándome el porqué de aquellas tonterías. ¡Hablen claro, coño, que no soy bobo! Ahí me di cuenta que la gente es hipócrita, ¿cómo que qué potito, si yo era más feo que Carmen de Mairena despeinada? Ten cuidado, me dije, no te dejes engañar porque esto es de lo más normal en la vida.
Y la tercera decepción me llegó cuando ya mi madre me comenzó a pasear por la calle en el carrito. Cada vecina hacía su comentario, todos de este tipo: ¡mira, mira, pero si los ojitos son los de su padre! ¡Te has fijado en la boca, es igualita a la tuya! ¡Qué barbaridad, te das cuenta que las piernas son las de su abuelo!… y así una y otra vez. Total, que llegué a la conclusión que yo no tenía nada mío, que cada parte de mi cuerpo pertenecía a una persona, y si esto era así ¿qué podría tener en el futuro? ¡Nada!.
Y aquí estoy, viviendo un mundo repleto de hipocresía; un mundo de falsas alabanzas y un mundo en el que sólo soy un número.

Anuncios

49 comentarios sobre “MIS TRES PRIMERAS DECEPCIONES

  1. El mundo está repleto de hipocresía, las alabanzas pueden ser falsas, y te apuntar con el dedo como a un número… pero tú eres, mucho más, tú eres lo que tú te sientes, y eso es
    mucho más de lo que puedes encontrar fuera de ti. Un abrazo.

  2. Por eso, amigo, es fundamental tener los pies en el suelo y aprender a valorarse uno mismo por encima de todo. Sólo así sabremos diferenciar las falsas alabanzas de las sinceras y, por tanto, seleccionar a quiénes vale la pena de verdad acompañar en este camino apasionante que, a pesar de todo, es la vida. Un abrazo sincero! 😉

  3. Que gran verdad, ese es nuestro comienzo!!!
    Con el paso de los años vamos viviendo en un entorno donde a diestro y siniestro nos dan afecto y tortas, no paran.
    Llega el momento en la situación se torna insostenible, y dejas de mantener esos vínculos que no te ofrecen más que risas hipócritas.y conveniencias.
    A partir de ese momento es cuando comenzamos a tener “el control” de con quien y donde vamos a estar..
    Ahora si!!…………comenzamos a vivir nuestra verdadera vida!!!

  4. PUES SI Y ADEMAS SIN NINFUNDERECHO A QAUE JARTE, PUES TE ENVIA UNA INSPECCION DE TRABAJO O TE CULPAN DE UN CRIMEN ATROZ, MAS VALE ESTAR CALLADITO AUNQUE TE JURO QUE YO NO LO HAGO NI BORRACHO Y ESO QUE NO DEBO BEBER, ESTE MUNDO NO ES LO QUE HEMOS PEDIDO AL NACER, UNOS SON MAS LISTOS QUE NO MAS INTELIGENTES O MAS PICAROS Y SE CONVIERTEN EN GARRAPATAS QUE VIVEN GRACIAS A TU SANGRE, EN FIN JESUS TE DIRIA Y NO PARARARIA, PERO CONSIDERO QUE LA CULPA EN NUESTRA POR NACER Y, UN FUERTE ABRAZO JESUS Y SALUDOS A TU ESPOSA, ME HA GUSTADO LA PINTURA

  5. Creo que maduramos cuando somos conscientes de esto mismo, de la hipocresía que impera en nuestro mundo, en nuestro entorno. Y cuando lo hacemos, empezamos a vivir nuestra vida, no la que los demás quieren que vivamos.

    Un fuerte abrazo Jesús.

  6. Querido Jesús, y sabes que es de corazón a que si?
    Hipocresía hay mucha, pero así es este mundo, por ello debemos llevar cuidado a quien entregamos nuestro cariño.
    Yo me alegro mucho que salieras del vientre de tu madre, ni te imaginas lo que me has ayudado cariño.
    Besos para los dos

    1. Oh, cuanto significan para mí tus palabras.
      Ya lo sabes, aquí estoy, para cuando me necesites. Pobre soy, pero tú me enriqueces.
      ¡Gracias!
      Besos para ti y el Willy.

  7. Jesús ,tus tres primeras decepciones…vistas desde esa óptica son comprensibles.Incluso la hipocresía existente, forma esa parte amarga de este mundo, de la sociedad competitiva y materialista. Pero a mi me gusta a veces…sacar las cosas de quicio. Y miro tu entrada desde otra perspectiva .El amor y la ilusión de tu madre, ese pensamiento de desear tu llegada a este mundo. Tus reflexiones …tus inquietudes…tu no eres un número,desde el momento que sabes distinguir, unos caminos…de otros…unas personas…de otras…unas relaciones…de otras…Intuyo que te has mirado al espejo interior muchas veces…y cada día que odias mas la hipocresía ,te vas acercando a tu realidad, a la belleza que se refleja en tus pensamientos…tus palabras…Gracias por compartir tanta riqueza. Besos .Elssa Ana

    1. Estupendo enfoque el que has dado a tu comentario. Es cierto, mi espejo está ya cansado de tantas visitas, tantas que ya he llegado hasta caerle majadero.
      Sin embargo, ya sabes, los caminos empedrados y las cuestas insufribles de esta vida, de hacen replantear muchas cosas, ojo, sin reprochar a nadie de mi estadía por estos senderos enrevesados.
      Gracias a ti, Elssa, por tener la molestia de compartir conmigo tus acertados comentarios, sin duda enriquecedores y alentadores.
      Un beso.

      1. Los senderos empedrados, y las cuestas insufribles, son los que nos hacen ver claramente, que personas están caminando a nuestro lado, que personas nos aman de verdad; si todo fuera un camino de rosas…sería muy difícil descubrir la falsedad. Para tomar café y bailar, para reír ,todo el mundo esta dispuesto. Gracias a ti por ser como eres. Por estar aquí, en la comunicación bella y la amistad. Feliz día. Besos guapo. Elssa Ana

  8. La hipocresía existe. Es una realidad.
    Pero también existe la sinceridad y los buenos amigos.
    Son pocos, contados con los dedos dedos de una mano.
    Me encantó tu texto.
    Un besote y fuerte abrazo.

  9. Hola Jesús,
    Tienes razón la hipocresía existe, pero tú eres tú, con tus sentimientos, con los seres a los que quieres y nada, pero nada, puede destruir eso. Ni la más profunda hipocresía.
    Un besote de esos de lunes con mucho ánimo…

  10. Te iba a pedir que, cuando te recuperaras de esta ardua reflexión, anotaras las tres últimas decepciones de tu vida; pero pensándolo mejor -creo que todas las decepciones tienen el mismo componente- preferiría que pensaras en las tres mayores alegrías de tu vida y depués… escribe… lo que quieras.
    Un fuerte abrazo

    1. Gran consejo, sí señor. Buscaré el contrapeso a esas decepciones, y hasta quizá, la balanza se se incline para un lado sorprendente.
      Gracias, muchas gracias.
      Un abrazo y ¡salud!

  11. Traumático momento, ese del nacimiento, que afortunadamente no recordamos. Tras él, llegan otros partos, unos más consientes, otros incoscientes, pero siemore dolorosos. Si lo piensas, nos hemos parido muchas veces, hemos renacido a muchas cosas y lo bueno de esos partos, es que hemos aprendido a caminar con cierta seguridad en la vida y lograr ser quien somos, y no dejarnos cegar ni engañar por esa hipocresía de la que hablas.
    Un fuerte abrazo

    1. A esos partos me refiero, Felicitas.
      Gracias por tu acertado comentario, y aquí me tienes, y ¿porqué?… ah, sí, porque mi madre me parió. jeje
      Un abrazo muy fuerte para ti.

  12. Saludo Chojesus
    Solo por llevarte la contraria o hacer de contrapeso, pero no veo o no quiero ver relación entre un nacimiento y la hipocresía, aunque si me parece algo sin sentido los adornos ajenos e innecesarios de quien quiere deleitar el oído de las madres, como si ella no supiesen de la verdadera belleza y naturaleza de sus hijos.
    Ahora en la música de tu tierra, fíjate en “La quinta verde” de Taburiente, es una canción preciosa.
    “Cada dia veo el sol y siento ganas de vivir….”
    …………………………….
    ………………………
    Abrazo Chojesus

    1. Eso, eso, tú llévame la contraria para fastidiarme más, jeje.
      Hija, vamos a ver, si no hubiese nacido no hubiera conocido ni la hipocresía, ni la envidia, ni… ni…, claro, tampoco el amor, el calor de madre, la bondad…
      Está claro, que, como tú dices, todo tiene su contrapeso. Yo lo he visto de esta manera, sin más pretensión que el de pensar en voz alta.
      Sí, bellísima canción de nuestro grupo, cómo casi toas de ellos, y ¡ojo! yo también siento ganas de vivir, aunque, a lo mejor, cada vez menos. En fin, cosas de los seres humanos ¿no crees?
      Oye, gracias por tu comentario, cómo siempre con el recuerdo de esta bendita tierra, y que yo te agradezco un montón, chacha.
      Cómo tú sabes que decimos por aquí “un beso, mi niña”

  13. Marinero, por Neptuno, ¿a que viene tanta decepción menor? Pensaba en algo con humor y el final, se me ha torcido todo. ¡Dime que leí fatal!
    A remar, amigo, sin mirar así para atrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s