CENA DE NOCHEBUENA, LA PERRITA

Móvil J 159

Anoche, como en muchos hogares del mundo, cenamos en familia celebrando la Nochebuena. Lo hicimos en casa de mi hermano, y allí estaba también algún amigo despistado.
La velada fue bastante amena, y cómo es normal, allí iba “cada loco con su tema”: mi hermano, orgullosísimo del guiso que había hecho; un poco más allá otros discutían si Messi era mejor que Ronaldo; otros despotricaban sobre los políticos; alguna comentaba lo cansada que se sentía de estar todo el día en la cocina; a mi suegra se le pintaron colores en la cara por los vasitos del rico vino; mi suegro, con ojos de chiquillo desconsolado, miraba los ricos manjares “restringuidos” por su diabetes; los chiquillos corrían de un lado para otro, enseñando a cada uno el regalo de Papa Noel. En fin, una agradable cena en familia.
De pronto, en la puerta abierta del local que da a la calle, apareció esta perrita de la fotografía. Estaba cuidadísima, limpia y con su collar. Era indudable que, seguramente se había escapado de alguna casa, y el estadillo de los típicos petardos, la tenían asustada y aturdida. Alguien se levantó gritándole ¡fuera, fuera!, pero ella miraba impasible a los allí reunidos. Me levanté de la mesa, fui hacia ella y me la llevé hasta la acera; algunos salieron también conmigo. Intenté darle agua, pero una voz “autorizada” no me lo permitió, ¡déjala que se vaya, no le des nada!
En principio se mostró un poco huidiza a mis llamamientos para que se acercara, pero, poco a poco, me fue tomando confianza y pude tocarla lentamente.
Allí, en la acera, rodeado por otros familiares, el animal me aceptó, y de repente tocó mi nariz con la suya. De pronto vi como mirándome fijamente sus ojos sonrieron: fue para mí el momento más feliz de esa noche navideña.
La perrita, después de incluso dejarse fotografiar, siguió su camino. ¿Dónde estará hoy? me he preguntado varias veces, pero el recuerdo de aquella mirada de agradecimiento que vi en sus ojos, no se me olvidará jamás.

Esto no es un cuento, es un hecho real, que por los inescrutables designios del destino, me sucedió anoche, la Nochebuena.

Anuncios

46 comentarios sobre “CENA DE NOCHEBUENA, LA PERRITA

  1. Indudablemente un momento mágico, prestas una ayuda y eres recompensado con una mirada de agradecimiento.Quizás sus dueños habían ido a cenar a casa de unos familiares y aprovecho de su olfato para buscarles, seguro estará bien y habrá vuelto a su hogar.Abrazos

      1. Ayyyy Chojesus confía…que los perros, perros son, que no tontos, seguro que esta en su casa,seguro,seguro, 😉

  2. Que bonita historia Consuegro me has emocionado, ¡¡ay!! esos perros lo que nos hacen sentir verdad? cuanto amor nos dan!!
    Y mi nuera Gara donde estaba que no la nombras? Vistee l mensaje del rey? que pregunta soy leñe ajajajaa.
    Muchos besoss guapetón

      1. Niño donde andas metido? te eché mucho de menos
        besotes y cuida mucho a Gara.

      2. Hola, consuegra.
        Ayer esetuve bastante deprimido. Esa perrita de la Nochebuena me marcó mucho. Soy así ¡qué le voy ha hacer!
        Gara está feliz, preparando ya las invitaciones del bodorrio.
        Que sepas que ella y yo te queremos mucho.
        Un beso fuerte.

      3. Pues que sepas que ese cariño y querer es recíproco eres de lo mejor quee ncontré por este mundo virtual y Gara también ajajaja

      4. Aajajaaa venga ánimo y no te deprimas que luego quien me va a animar a mí? que también me deprimo?
        ajajaa vaya par de tontos ajaja

  3. estos animalitos saben perfectamente a quien se acercan, tu sabes que yo tengo d un macho y una hembra y ambkos son recogidos el primero de una protectora y la otra de la calle, ya son de la familia y aqui todo felices, te entiendo perfectamente y precisamente lanochebuena.. algo tiern la vida jesus, las cosas no ocurren por que si. un abrzo amigo mio

  4. …amigo mio…las cosas extrañas y aun mas bellas le suceden a gente especial, se que tu lo eres en tu manera de expresarte, de decir, de hablar con colegas que tenemos en común. Una simple mirada llega al alma, solo lo ve alguien que tenga un alma inmensa, aun viniendo de un animal. Siempre creo que las cosas suceden por algún motivo, quizás fue un regalo de la vida, ese segundo que solo a vos te paso. Aprovecho para saludarte por estas fiestas, y deseo que tus sueños se hagan realidad. Un bsss silencioso y nos leemos en algún verso o relato, 🙂

    1. Igual mis deseos de PAZ, SALUD y FELICIDAD.
      Ese encuentro me tiene marcado estos días. No exagero si te digo que me ha marcado el alma.
      Gracias por venir.
      Un beso fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s