TRAGEDIA

angustia

Estaba desolado, angustiado, desesperado. Cómo podía haberle sucedido eso, si él andaba siempre con mucho cuidado, comprobando atentamente que estaba allí, en su bolsillo. Examinó palmo a palmo toda su casa varias veces; revisó toda la basura del contenedor de la calle, sacando todas las bolsas de desperdicios; callejeó arriba y abajo por las aceras y preguntó en todos los bares que solía frecuentar.
Pero todo había sido en vano, no aparecía por ninguna parte, aquello era parte de su vida. Llevaba tres días sin dormir y su esposa le preguntó varias veces si tenía algún problema, pero él le respondía con evasivas. Aquello era insustituible; no le hubiera importado perder dinero, o alguna fotografía, o la documentación, pero eso, perder eso le había causado un gran trauma.
Habían pasado cuatro angustiosos días. Ya había perdido cualquier esperanza de encontrarlo, estaba resignado pero había aumentado el número de copas que se tomaba diariamente. Pero de pronto, una leve sonrisa se dibujó en su boca: recordó que había estado en la peluquería.
Salió disparado, su esposa le preguntó si pasaba algo y él le hizo un gesto de tranquilidad con la mano. Entró en la peluquería; el peluquero estaba en ese momento charlando con dos amigos y reían a mandíbula batiente. Jadeaba y el sudor corría por su cara.
-¿Es esto tuyo, Sinforiano?, le preguntó el cortapelos.
Su cara se iluminó, ¡allí estaba!, por fin ya lo tenía. Allí, estaba, otra vez en sus manos, aquel calendario de bolsillo en el que llevaba marcados los días en qué había podido hacer el amor porque a su mujer no le dolía la cabeza.

Anuncios

14 comentarios sobre “TRAGEDIA

  1. Estoy encantada de haber llegado hasta tu blog gracias a la nominación de “preferidos” de Javier Serra.

    Iré poco a poco conociendo tus trabajos.

    Un saludo

    1. Bienvenida a esta humilde casa. En ella encontrarás siempre las puertas y ventanas abiertas. Pasa sin llamar que tendré preparado un café calentito y unas galletitas de arándanos.
      Gracias, Isabel. Te seguiré.
      Un abrazo fuerte desde este rincón del Atlántico.
      Jesús.

  2. Estoy encantada de compartir no sólo el gusto por “las letras” sino ese café calentito con unas galletitas de arándanos.
    Mi abrazo desde un rincón de Madrid en el que tengo mi “casa” abierta, a cuantos como tú, gusten de la vida.

    Gracias

  3. CJ te has transformado en mi aspirina quita seriedad, iba tan serio mi vuelo entre el panorama de tu tragedia, pero al final casi muere riendo..!!! ja ja ja ja estas pasado de liga, gracias gracias por compartir tanta alegría. Mil abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s