LA MALETA

Maleta

Lo siento, le dijo él, mientras colocaba algunas piezas de ropa en la maleta abierta sobre la cama.
-No te sientas culpable. Los dos hemos errado y, desgraciadamente, ya es tarde.
Él continuó, en silencio, metiendo algunas cosas en la maleta. Ella le observaba pensativa, no había vuelta atrás, era el fin.
-Bueno, me voy…
-… pero ¿no te llevas nada más?
-No, quédate con todo. Bueno, con todo no, quiero que me devuelvas cada beso que te regalé.
Ella no se opuso y, en silencio, le fue devolviendo cada beso, uno a uno.
Y aquella noche comieron perdices y volvieron a ser felices.

Anuncios

51 comentarios sobre “LA MALETA

    1. Hola, Débora!
      Me gusta que te haya gustado, porque si así no hubieses sido me disgustaría que no te hubiese gustado, y mi ilusión era que te gustase. jaja
      Un beso.

    1. Hola, Arianny.
      Mucho gusto en tenerte en esta mi humilde casita. Pasa, pasa y tomemos café.
      Gracias por ese detalle tuyo.
      Nos veremos por las zonas comunes.
      Un beso desde Tenerife,
      Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s