SECRETO

2244-620-282

Iban en su coche camino del aeropuerto. Recientemente habían cumplido veinticinco años de matrimonio, y se habían regalado un viaje de placer. María había comenzado el viaje por carretera muy animada, hablando sin parar, como era su costumbre. Sin embargo, cuando ya habían recorrido bastantes kilómetros, se quedó silenciosa. Su esposo Alexis lo agradeció, un poco de silencio le venía bien.
El coche se devoraba la carretera a grandes bocados, llevaban el tiempo justo para tomar el avión.
-¿Te encuentras bien, cariño?, le preguntó Alexis.
– Sí, sí…
– Te noto un poco rara… ¿por qué estás tan callada?
– Alexis, tengo que contarte algo muy fuerte…
Estaban a punto de coger del desvío que les llevaría hasta el aeropuerto. Un zapatazo violento en el pedal del freno hizo que el vehículo se detuviera de golpe entre un chirriar de neumáticos castigados, dejando marcadas sobre el asfalto las huellas negras. Aparcó el coche en el arcén.
-¿Qué ha pasado, María?
-Te, te he fallado, cariño…
-¡Cómo que me has fallado! Habla, por favor.
María miraba hacia afuera por la ventanilla; estaba demudada, temblorosa, y su cuerpo rígido.
-No sé cómo ha podido pasar…
-Pero, habla, dime ¿es cierto? ¿me has fallado?…
-Sí…
Alexis comenzó a sentirse mal, el sudor le empapaba la camisa, notaba su lengua seca como el esparto y una avalancha de imágenes inundaban su mente. Paró el motor, que aún seguía ronroneando, y apoyo su cabeza en el volante.
-¿Cómo lo has podido hacer, María? ¿En qué te he fallado? Dime, dime algo…
-… han sido las prisas, cariño…
-… ¿las prisas?… no te entiendo…
Alexis lloraba como un niño. No quería creerlo: ella, María, su santa esposa, a la que tanto amaba, ¡le había fallado!
-Dime por lo menos quién es él…
María lanzó un suspiro, le miró fijamente a los ojos y le dijo:
-Sí, Alexis, te he fallado, me he dejado los billetes de avión sobre la mesilla de noche.
En ese momento un avión de “Líneas Aéreas a Ninguna Parte”, les sobrevoló iniciando su vuelo.

Anuncios

36 comentarios sobre “SECRETO

  1. Este relato forma parte de nuestra vida cotidiana.
    A veces, mantenemos unas conversaciones y durante “la escucha”,antes de finalizar el comentario, ya hemos hecho un juicio paralelo de lo que se está relatando.

    ¿Realmente escuchamos ????

  2. Jiijijijij, me gustó el relato- Y el comentario de Betty. Estoy de acuerdo con ella, en ocasiones emitimos un juicio cuando nuestro interlocutor empieza a hablar y ya no escuchamos más.
    Un saludo Jesús,

      1. Pero por Neptuno, ¿no te mueves entre el camarote algo y la cubierta más?
        Anda y nada que andarás… ¿de veras ya funcionas, marinero, sin adversidades? Me alegro un montón!!!
        Un fuerte abrazo, Jesús. 🙂

    1. El guanche este está en plena forma. ¡Qué tiemble Rajoy, Rubalcaba y Mas! ¡Voy a por ellos! Seré el Guanche Justiciero. jeje
      Ayer tuve consulta en el ginecólogo, no, así no es, en el otorrino, no, tampoco, ¿cómo se dice?, ah sí, el cardiologista, y ya me autorizó a hacer caminaditas suaves y una vida normal (con la dieta, claro). ¡Con lo bien que estaba yo en reposo! Te juro que al tío ese me lo cargo, caminar, caminar…
      Gracias, Rosa, por tu interés, eso me da mucho ánimo. Anoche intenté soñar con la Pili, para ver si me inspiraba para escribir algo, pero nada, la muy jodida quiere cobrarme.
      Un beso fuerte, de los de verdad, Rosa.

  3. Oimos y no escuchamos. Pareciera que vivir se ha convertido de una carrera de velocidad y no de fondo.
    Aunque tengo que decir que por llegar a sorprenderse con historias como ésta , valga la mala costumbre.
    Cuidate mucho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s