LA BURRA

burra

Aquel era un pueblo pequeñito, con su ermita, un quiosco para vender chucherías y el bar de Leoncio. Este era el punto de reunión obligado para los hombres; las mujeres se reunían en la sacristía con el cura.
Una tarde apareció por el pueblo una hermosa muchacha, con una mochila a su espalda. Entró en el bar y pidió un “cubata”; trabajo le costó que Leoncio se enterase lo que le pedía. Ni qué decir tiene la expectación que despertó en el bar. Todos se quedaron petrificados y sus semblantes denotaban ansiedad.
Ella sacó tranquilamente un cigarrillo y se sentó en una mugrienta mesa a tomarse su “cubata”. Nadie decía una palabra, las boinas volaban sobre sus cabezas, y sus cabezas veían fotogramas. Se terminó de tomar la copa, se puso en pie, y dijo tranquilamente:
-Voy de paseo por el campo, pero necesito dónde quedarme aquí esta noche.
Fulgencio, un mozo joven, sin afeitar, con una boina negra calada hasta las orejas y cojo del pie izquierdo, saltó como un resorte:
-Señorita, yo tengo una habitación en mi casa, allí se puede quedar.
-Bueno, vale, pues vamos para allá.
Los amigos no salían de su asombro: ¿Fulgencio había ligado? Pero si nunca “se comió una rosca”.
Fulgencio, en su habitación, no durmió en toda la noche, pero tampoco se atrevió a nada.
-¡Buenos días! dijo ella.
Él estaba todavía en la cama.
-¿Me dejas montar en tu burra?
El pobre se puso pálido, no se lo creía, ella le estaba insinuando…
-¡Sí, sí, cócócoómoo nonono! Su lengua se trababa.
Los amigos reían a carcajadas cuando vieron pasar a la bella muchacha a galope sobre la burra de Fulgencio, y él tras ella, a plena carrera, desesperado gritando:
-¡Devuélveme la buuuurra! ¡Devuvuélmeme la buburra!

Anuncios

23 comentarios sobre “LA BURRA

  1. Consuegro yo te mato ajajajajaa se me van hacer más patas de gallo por hacerme reír tanto estos días, ajajaja eres la leche pero de verdad hay hombres tan burros como Fulgencio?
    Aajajajajaa me parto reborde
    ¿Por cierto sabes donde anda Latidos la echo de menos

  2. je, je, muy bueno… hay por ahí cada borrico… con perdón!!!

    Jesús, no me olvido de la semana, pero como te dije… ando liadilla. Prometo hacer los deberes… ejem!!!

    Besines de buenas noches…

      1. No, ¡yo quiero mi burra!
        Jodé, el internete del demonio me tiene jodido.
        Viene, va, viene, va… Me voy a comprar un lápiz y una libreta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s