¡VETE!

¡Vete!

Tocaste en mi puerta,
Reconocí tu perfume, y no te abrí.
No quiero más torturas,
No quiero que mi alma
Sangre otra vez por ti.
Prosigue tu camino,
Quizá encuentres a alguien
Que su puerta quiera abrir,
Pero la mía permanecerá cerrada
Y tiraré la llave
A la fuente del jardín
Ve con tus mentiras a otra parte,
Desgraciado aquel día
En qué te conocí;
Tus ojos me engañaron sabiamente,
Y a sus encantos
No me pude resistir.
Me hiciste mucho daño,
Y tú lo sabes:
Preconcebiste tu asalto, y yo, ¡infeliz!
No escuché más allá de tus palabras,
Y a tus encantos de barro me rendí.
Mi puerta está cerrada para siempre,
Ahora sólo quiero ser feliz;
Pensar que estás lejos, lejos, lejos…
Y, a pesar de todo, te deseo
Que otro, creyendo tus mentiras,
Te abra su puerta y diga. ¡Sí!

Anuncios

11 comentarios sobre “¡VETE!

  1. Aunque es un poema triste a mi me habla de fortaleza. Hay que estar muy cansado o muy fuerte para pronunciar estas palabras. Ya quisiera yo haberlas dicho más de una vez , pero que salieran desde el alma. Mil besos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s