EL NIÑO JOSÉ

El niño José

Desde hacía algún tiempo
Se había fijado en aquella mujer.
Todos los días, al salir del colegio,
Allí estaba, sentada en un banco de la plaza,
Con su traje verde,
Y una sonrisa le dirigía a él.
Él, son sólo nueve años, no entendía
De esas cosas, que sólo el tiempo, te hace aprender.
Pasaba camino de su casa
Y ella le miraba con sus ojos de miel.
Poco a poco se iba dando cuenta
Que la mujer del traje verde
Tan sólo sonreía cuando pasaba él.

Un día le preguntó a su madre
Quién sería aquella mujer,
Aquella mujer del traje verde
Que sólo sonreía cuando pasaba él.
Le contestó su madre:
No la mires ¡está loca!
No quiero que nunca más mires a esa mujer.

Pero él pensó que ella no estaba loca,
Que aquella tierna sonrisa, que aquella mirada tierna,
Seguro, de una loca nunca podrían ser.

Aquella tarde la mujer le hizo una seña
Y él se acercó hasta ella, confiado, sin temor.
Yo sé como te llamas, José, ése es tu nombre,
El mismo nombre del que un día mi alma destrozó.
Y el niño José se puso triste,
Y sin saber porqué, de pronto la abrazó.
Mi madre me ha dicho que estás loca,
Dile a tu madre que sí, que yo estoy loca,
Loca por la impotencia, loca por el dolor.
Que te arrancaron de mis brazos un mal día,
El día aquél que tu padre, marchándose con otra,
Rompió mi corazón.
Y, sí, me volví loca, loca por la traición,
Y un juez -¡hijo de perra!- que no entiende de amores,
Sin comprender mi llanto,
De ti me separó.

Y, ahora me conformo con verte cada día,
Sentada en este banco, tragando mi dolor.
Ve y dile a tu madre que sí, que yo estoy loca.
Le dió un beso en la frente
Y, con su traje verde, caminado sin rumbo,
Arrastrando su pena, volvió su cara atrás,
Y con los ojos turbios, de lágrimas regados,
Gritó: ¡Cuánto te quiero, adiós, hijo mío, pero nunca, jamás,
Vuelvas tu vista atrás!

Anuncios

24 comentarios en “EL NIÑO JOSÉ

  1. lagaviotaconamor 18/06/2013 — 14:38

    Jesús me han saltado las lágrimas como madre me he puesto en la piel de la señora del traje verde, y los vellos tengo de punta, cuando pienso cuantas y cuantas señoras hay con esa pena en el alma de que hayan arrancado un hijo de tus brazos sea de la manera que sea, es imperdonable.
    Me han encantado estos versos desgarradores de hoy sin duda tienes una gran sensibilidad para escribir y llegar a la gente
    Feliz tarde con olor a mar

  2. bellezacorazon 18/06/2013 — 15:59

    Dios mio lo que sufre esa madre, eso es una gran pena. precioso como lo escribes. saludos

    1. Gracias, Chari.
      Esperemos que cada vez se den estos casos.
      Un abrazo.

  3. Uf. Me has recordado un par de casos como este. A la vuelta del parque un ángel invisble espera y le dicen loca, hasta cuando se pierde en la plataforma del último vagón.

    1. Gracias por tu comentario.
      La vida con toda su crudeza, la vida con todo su dolor,
      la vida que un día te embelesa y al día siguiente te taladra el corazón.
      Un abrazo desde Canarias.

  4. Y bueno aprovechando mi escapada, te vengo a leer,
    triste!!!! amo a esas madres que la vida por algún motivo les ha dado solo sufrimiento, mis respeto para ellas.
    Acabo de perder a mi padre hace poco y ando sensible aún.
    Saludos!!
    Ga

    1. Gracias, Ga. La vida haciendo de las suyas.
      Mucha suerte!

  5. Deja vértigo y delirio… está con tratamiento afortunado: profundo y con gran tacto. Es emocionante; mis felicitaciones, Chojesús.
    Saludos.

    1. Gracias por el comentario.
      Un saludo desde Canarias.

      1. Mi mejor saludo a ti, tu mundo y a Canarias.
        Un gran estar. Saludos.

  6. Un poema, una historia, siempre logras escribir versos que lleguen claros al que lo lea, tan representativa la poesía que has escrito de la historia y el sentimiento humano. Me encanto, desde el desconocimiento de José, hasta que ella dice que esta loca, se puede leer cada lagrima, la sonrisa, los ojos de miel. Un excelente poema.

    1. Gracias.
      Cosas de la vida que, por desgracia, todavía existen.

  7. Precioso relato y a la vez tan… triste…
    Un abrazo!

    1. Un caso real como la vida misma. Lo viví muy cercano.
      Un abrazo.

  8. Un relato poético muy duro y bastante real

    1. En este caso, real como la vida misma, y seguido muy de cerca por mí.
      Gracias por tu visita. Ah, cuando vuelvas verás la puerta entreabierta, yo estaré dentro, esperando con una copa en la mano.
      Feliz fin de semana.

  9. Muy conmovedor, no me esperaba ese final. No digo que estoy a punto de sacar algunas lágrimas porque los hombres no lloramos, pero … Me conmovió mucho. Buen trabajo.

    1. Gracias por visitar mi humilde casa. Que se sepas que las puertas y ventanas están permanentemente abiertas, y el café preparado.
      Gracias por tu comentario.
      Te seguiré.
      Un abrazo,
      Jesús.

      1. Gracias … Para la próxima traigo unas cervezas ; )

      2. Ok. Yo pongo los berberechos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close