ME ACOSTUMBRÉ

Me acostumbré_500x262

Me acostumbré a tus ojos,
Estrellas fugaces que me hipnotizaron.
Me acostumbré a tus labios,
Olas furiosas estallando en el acantilado.
Me acostumbré a tu risa,
Campanillas bailando entre las flores.
Me acostumbré a tu voz,
Terciopelo cubriendo mis sentidos.
Me acostumbré a tu abrazo,
Tenaza de oro que me embriaga.
Me acostumbré a TI,
Espiga esbelta entre amapolas.

Me acostumbré a tus celos,
Sabores que amargaban mi garganta.
Me acostumbré a tu llanto,
Luto en la Luna y en el Cielo.
Me acostumbré a tus desaires,
Amargura hurgando mis entrañas.
Me acostumbré a tus silencios,
Pesadilla en mi noche desinquieta.
Me acostumbré a TI,
Espiga esbelta entre amapolas.

Pero después de tanto tiempo
Y agonía,
No me he podido acostumbrar
A la triste realidad de tu partida.

Anuncios

18 comentarios sobre “ME ACOSTUMBRÉ

  1. ¿Alguien lo tiene?? Al final todos somos seres rutinarios, de costumbres, sólo es cuestión de tiempo y de cuánto nos dure la voluntad de rebelarnos contra ello. ¡Pero por favor, no te rindas!! 😉

  2. Ni costumbre ni resignación, parece que ese sentimiento solo puede convertirse en un cruel castigo, un martirio profano que envenena y mata con cada respiro. Me gusto mucho, es un poema genial, lleno de lo que se puede decir sobre la ausencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s