LA ESPERA

espera_500x375

Iba yo calle arriba
Pasito a pasito,
Y, de repente, levanté la mirada
Y, en la acera de enfrente,
En una ventana vi asomada
A la mujer más bella que haya visto.

La cara, porcelana fina,
Los ojos dos lunas amanecidas,
Y unos labios como rosas
Guardianes de una melancólica sonrisa.

Así estuve, parado en la acera,
Mirando a la ventana,
Mirando a la mujer más bella.

De repente, se cerró la ventana
Y desapareció ella.

Crucé la calle y, nervioso,
Toqué en su puerta.
Varias veces repetí mi llamada
Hasta que se abrió la puerta.
Allí, frente a mí, estaba
Una señora tierna.
Quiero ver, señora,
A la mujer más bella;
Estaba en la ventana
Y yo la contemplé desde la acera.

Sonrió la señora tierna
Y, lanzando un suspiro, dijo:
¡yo soy ella!.
Todos los días, a la misma hora,
Me pongo bella,
Esperando a que pase aquel hombre
Por la acera.
Sé que no volverá,
Se fue con ELLA;
La que siempre amenaza,
La que siempre espera.
Se lo llevó la muerte
Un día cualquiera;
Pero, amigo, me dijo,
Cada día, a la misma hora,
Me pongo bella
Y veo pasar su alma
Por esa acera.

Anuncios

6 comentarios sobre “LA ESPERA

  1. Qué hermoso ese aroma a Garcia Lorca que ilumina todo el poema, el color de los versos, la musicalidad; todo conforma un conjunto delicioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s